Navegación


 Publicaciones en línea


 Volver al foro

freeopinión projects   

SAL AROMATIZADA

Admin | Publicado sáb 16 Mayo - 19:20 | 77 Vistos

COMO HACER SAL AROMATIZADA PARA REDUCIR EL CONSUMO DE SAL

ESPECIAS, HIERBAS AROMÁTICAS

Sal aromatizada con setas y tomate, un condimento muy sabroso que ayuda a reducir el consumo de sal

Anota esta sencilla receta de sal aromatizada con setas y tomate, es un condimento muy sabroso que ayuda a reducir el consumo de sal en todo tipo de platos, tanto si la incluyes en un guiso como si la utilizas para sazonar una tortilla, verduras, carnes o pescados que has cocinado a la plancha.

VelSid05 JUN 19

TwitterPinterestFacebookFlipboard

Además de las hierbas aromáticas y las especias, para dar sabor en nuestras recetas nos gusta preparar sales aromatizadas, y no siempre con los ingredientes clásicos, véase como ejemplo esta Sal de setas y avellanas que cuya receta compartimos con vosotros hace unos meses, y en el blog podéis encontrar muchas más. Pero hoy os traemos otra propuesta para que preparéis vosotros también, es nuestra receta de sal aromatizada con setas y tomate que, además de ser un condimento muy sabrosoayuda a reducir el consumo de sal.

Y lo cierto es que es una cuestión que la mayoría tenemos que tener en cuenta, pues está demostrado que consumimos más sal de la que recomendada por la OMS (Organización Mundial de la Salud). Ya sabéis que no se trata de controlar únicamente la sal que añadimos mientras cocinamos o cuando tenemos el plato en la mesa, también es la sal que contienen los productos procesados y ultraprocesados que consumimos, desde el pan hasta una conserva, y mejor no hablar de los precocinados.

Pues bien, esta sabrosa sal de setas y tomates es muy fácil de hacer y se podrá utilizar en cantidad de platos, principalmente cuando ya están cocinados, por ejemplo, sobre un bistec de carne a la parrilla, unas verduras asadas o unas patatas al horno, pero también en un guiso de legumbres, en un arroz, etc. Ya sabéis que tanto las setas como el tomate tienen sabor umami, y son capaces de enriquecer cualquier comida.

Ingredientes

Elaboración

En primer lugar hay que convertir las setas y los tomates secos en polvo, para ello es ideal el molinillo eléctrico de café o un procesador similar. También se puede hacer en el robot de cocina, pero al ser poca cantidad puede ser menos productivo.

Una vez que se ha molido, pasa la mezcla de setas y tomates por un colador o tamiz, pues siempre queden quedar trocitos más grandes. Estos trocitos no los tires, los podrás utilizar en cualquier guiso o salsa que vayas a cocinar.

Pon en un bol o en un tarro el polvo de setas y tomates y añade la sal, y mezcla bien, si utilizas un tarro puedes cerrarlo y agitarlo como si fuera una coctelera, y si lo haces en un bol, basta con mezclar con una cuchara.

Acabado y presentación

La sal de tomate y setas ya está lista, puedes ponerla en un tarro con tapa hermética y colocarlo junto a la sal que utilizas normalmente para ir incorporándola en tus recetas y reducir, con ello, el consumo de sal. A tus platos les darás un plus de sabor que puede sorprender a tus comensales. ¡Buen provecho!

La sal de setas y avellanas es un condimento muy sabroso para todo tipo de recetas, y es ideal para reducir el consumo de sal, una cuestión que todos debemos tener en cuenta. Esta sal es ideal para condimentar una crema de verduras, un filete de carne magra a la plancha…

VelSid19 DIC 18

TwitterPinterestFacebookFlipboard

Hoy hemos preparado una sal aromatizada o sal compuesta (por aquello de la mantequilla compuesta, y porque no es una sal especiada, puesto que no lleva especias) que hacía tiempo que no elaborábamos, es nuestra sal de setas y avellanas, nos encanta añadirla algunas cremas de verduras, así como a ciertas recetas de pescado, aunque os sorprenda. Y por supuesto, esta sabrosa sal también acompaña muy bien a ciertas carnes magras cocinadas a la plancha o a la parrilla.

Para comer, hoy preparamos una de nuestras cremas de calabaza preferidas, y ha sido para ella para la que hemos hecho esta sal de setas y avellanas, y claro, hemos hecho cantidad suficiente para tener durante varias semanas porque, como os hemos comentado, es un condimento muy sabroso para todo tipo de recetas, y nos agrada especialmente en los platos de otoño e invierno, animaos a probarla porque seguramente os gustará.

Como podréis ver en la receta, la sal es el ingrediente minoritario, y esto es positivo para nuestra alimentación, aunque estemos sanos, porque, en general, todos consumimos un exceso de sal si computamos diariamente la que contienen los productos que consumimos y la que añadimos a nuestros platos. Las setas deshidratadas son perfectas como potenciador de sabor, y mucho más saludable que la sal, y las avellanas tostadas y convertidas en polvo, aportarán un toque de sabor que nos parece irresistible.

Si vais siguiendo nuestras recetas, seguro que no hace falta explicaros que es uno de nuestros frutos secos favoritos y que encontramos que armoniza muy bien con muchos alimentos, no sólo el chocolate, también en muchos platos salados, con setas, con hortalizas y verduras, con carnes blancas como el pollo o el cerdo de capa blanca…

Lo dicho, os dejamos a continuación la receta de sal de setas y avellanas, seguro que la encontraréis deliciosa y la añadiréis para potenciar y enriquecer sabores de muchos de vuestros platos, reduciendo con ello el consumo de sal.

Ingredientes

Elaboración

Para hacer esta sal aromatizada es necesario un molinillo de café o una pequeña picadora similar, capaz de convertir los ingredientes en polvo.

En primer lugar, pon en el molinillo las setas, y tritúralas hasta que obtengas harina o polvo de setas. Puedes hacerlo con setas variadas o con alguna variedad sola de setas, como los boletus, las trompetas…

A continuación añade las avellanas tostadas y la sal, no conviene añadirlas al principio para no triturarlas mucho tiempo y provocar que se calienten y expulsen su grasa. Vuelve a triturar hasta que las avellanas estén molidas y los tres ingredientes estén integrados.

Si quedan trocitos de alguna seta o de avellana, cuela el condimento para separarlo. La sal de avellanas y setas está lista para guardarla en un tarro con tapa hermética e ir utilizándola cuando apetezca. Aunque antes, puede ser interesante dejarla airear, sobre todo para que esté totalmente fría antes de guardarla, pues el molinillo la puede calentar al triturar.

¡Que la disfrutéis!

Sobre el Autor